sábado, 13 de agosto de 2011

COPENHAGUEN





Todo viaje que se precie, requiere de una buena preparación, sobretodo cuando hay más cosas que ver, que tiempo disponible...

En Copenhague la lista de cosas interesantes puede llegar a ser muy larga, así que con mapa en mano y el optimismo que me caracteriza, preparo una ruta con esmero.

Al final, han sido exactamente 13,73 kms. recorridos un rato a pie y otro rato andando en 11,30h. Eso si, repartidos en 1 día y medio. Ni deciros cabe que al final de cada jornada duermes placida y profundamente!

En nuestro caso, la visita de la ciudad empieza a la salida del puerto en dirección a la famosa "Little Mermaid", conocida como la Sirenita.




Para mi es muy familiar. Cuando yo era pequeña, un día llegó a mi casa en forma de souvenir. Así que verla en tamaño real, era algo que tenía pendiente y me hacia mucha ilusión. Otro pequeño reto conseguido!

Después, camino de Kastellet pasando por una fachada que reclama mi atención...





Kastellet es una fortaleza militar que forma parte de los puntos de interes de esta ciudad. Sus construcciones son de madera pintada de color rojo y forma un contraste muy bonito con el verde de la hierba.




Justo en el exterior, se encuentra la iglesia St. Alban.
Esta rodeada de verde, con florecillas silvestres y por un foso de agua. Nosotros tenemos la suerte de verla al atardecer, y las imagenes son espectaculares...





La siguiente parada es el palacio de Amelienborg.
En realidad, es una estructura octogonal formada por 4 palacios simétricos que rodean la plaza central. Aunque nosotros no vimos el cambio de guardia aquí, si estuvimos haciéndonos fotos con un guardia que estaba en pleno paseo laboral.




También aproveché para hacer alguna panoramica... y ya puestos, un minimundo!



(nada más y nada menos que 34 imagenes para esta fotografia)


Desde aquí, la "Marmorkirken o Frederiks kirken" (iglesia de marmól), está a tiro de piedra. No hay excusa para llegar y hacerle una foto a la fachada, porque a estas horas ya está cerrada...






Otro punto inexcusable en Copenhague, es el precioso canal Nyhavn. En el se encuentran las famosas fachadas de colores que decoran miles de postales. El escritor Hans Cristian Andersen vivió en 3 de estas casas... Nosotros localizamos 2 de ellas.




Después de descansar en algún bar o cafeteria, podemos seguir la ruta por Stroget. Un conjunto de calles peatonales que están en pleno centro de la ciudad. Podemos encontrar las famosas cadenas comerciales de ropa de marca, pero tambien se pueden encontrar excentricidades varias, como una tienda de exuberantes pamelas!





No muy lejos, tenemos la "Rundetaarn" (torre redonda), que alberga el observatorio astronomico más antiguo de Europa. En su interior, no hay escaleras. Para subir, se hace desde su rampa de caracol de más de 200 mts. de largo y 7 vueltas y media al núcleo de la torre.




En uno de sus pisos, se encuentra la sala de la biblioteca, que actualmente se usa para exposiciones...




Desde este punto, hasta Rosenborg no hay mucho... Si te pierdes el cambio de guardia en Amelienborg, siempre puedes intentar verla aquí... así que no lo dudamos!





En Copenhague no todo es cultura, tambien hay diversión... y como muestra, el Tivoli!




Es el parque de atracciones más antiguo del mundo. No hace falta subir a ninguna atracción, solo pasear entre sus jardines ya merece la pena.




Su elegante decoración y la iluminación al atardecer, te transportan a un tiempo pasado...




Por el camino, me he dejado los detalles y otros tantos rincones visitados... pero la esencia del día y medio están más o menos plasmados...

De los lugares recorridos en estos 8 días, es sin duda una ciudad 100% recomendable!


Resto del viaje por etapas:



No hay comentarios: