miércoles, 15 de septiembre de 2010

JODHPUR


JODHPUR
La ciudad azul


Seguimos por el desieto del Thar hacia Jodhpur y aprovecho para hacer las que serán probablemente las últimas fotos del desierto. El día es soleado y el contraste entre el azul del cielo y el dorado de la arena me gusta.






JODHPUR

Esta ciudad formada por un conjunto de casas de color azul índigo se desparrama a los pies del Fuerte Mehrangarh. Jodhpur es azul, realmente azul, y es en el casco antiguo donde este color se muestra en todo su esplendor.

Antiguamente, el color azul simbolizaba el hogar de un "brahmán" (hombres considerados como dioses dentro del hinduismo), pero los que no pertenecen a esta casta también han adoptado este color para pintar sus casas porque se cree que ahuyenta el calor y los insectos.

Es la segunda ciudad más grande de Rajasthán, superpoblada, muy polucionada y sobre todo caótica. Pero después de visitar varias ciudades como Delhi o Jaisalmer, ya estamos acostumbrados a ese bullicio tan característico de la India.

Primera visita inexcusable: La fortaleza más imponente de Jodhpur.



FUERTE MEHRANGARH



En la ciudad, unos 5 km. más abajo, nace una serpenteante cuesta que conduce a la entrada. Se hace más y más visible a medida que nos acercamos y es impresionante ver como el Fuerte se funde con su base debido a que para su construcción se extrajeron los materiales de la propia roca sobre la que se asienta.



Su muralla tiene una altura de 36 mts. y 21 metros de ancho.






Desde una de las ventanas del palacio que dan al patio observo con curiosidad la postura de uno de los vigilantes del Fuerte.




Algunos carteles nos anuncian vete tu a saber que!!!


Y algo que no puede escapar a mi colección de fotos de Jophur es la vista de la ciudad desde lo alto del Fuerte...

Ahí está ese color tan limpio, tan bonito, tan impresionante, tan... azul.






A merecido la pena, el calor, el cansancio, la subida para acceder a la entrada, las escaleras...
He estado en uno de los palacios más increíbles que tiene India y que me enamoraron en la espectacular película "The Fall"

Pero el día es largo, promete más sorpresas, hay que seguir avanzando...




JASWANT THADA

Un mausoleo de mármol de un blanco impoluto. Es famoso por estar construido a base de laminas finas, incluso translucidas en algunos puntos. En función de la hora del día y de la fuerza del sol, el monumento va cambiando su tono y se vuelve más cálido.

Al cenotafio construido primero, le siguio el crematorio real y los cenotafios contiguos.
Un lugar tranquilo, apartado del caos urbano y con buenas vistas del Fuerte y Jodhpur.




Cenotafio



Crematorio real



Cenotafios contiguos con vistas al Fuerte y Jodhpur.




Para acabar el día, de entre las dos propuestas ofrecidas, optamos por acercarnos a los jardines de Mandore. Está en la población del mismo nombre, en los alrededores de Jodhpur.






Aquí están los cenotafios de los antiguos gobernantes de Jodhpur, que se construyeron a lo largo de un templo hindú de cuatro pisos, con columnas en forma espiral, todo de arenisca roja.




El día empieza a tornarse de un gris que augura tormenta. Estamos en epoca del monzón y ya hemos comprobado como a lo largo del día se pasa de un sol radiante a una lluvia torrencial en cuestión de minutos. Hemos visto lo más importante y mientras vamos hacia la salida paramos a hacer las fotos justas para no entretenernos...





A medio camino, las primeras gotas de lluvia, unos pasos más, solo unos pasos y esas gotas se vuelven goterones. Correr es más que absurdo, el autobús espera lejos.
Un unico problema, mi cámara de fotos nueva, reluciente y estrenada en el viaje se empieza a mojar porque no llevo encima la funda. Quien me mandaría ahorrar en peso!!

Que los dioses hindus se apiaden de mi y mi cámara. La resguardo como puedo debajo de mi camiseta blanca que se empieza a volver transparente. No corro, prefiero andar, disfrutar de ese relajante y apacible cambio de temperatura que se lleva mi calor y me pone chorreando de cabeza hasta los pies.

Doy un espectáculo divertido, los locales, miran a una occidental en plan "miss camiseta mojada" sorteando de puntillas excrementos de vaca, basura, monos, vacas, jabalíes... Rezando para no caerme en un charco y tener que abandonar mi D90.

Llego al autobús, me quito parte de la ropa que llevo, me seco como puedo y compruebo el estado de mi cámara.

Esta vez, los dioses me han dado una oportunidad y mañana podré seguir haciendo fotos!!




1 comentario:

Julio dijo...

Me encantan las fotos, como todas las anteriores, pero mas aun las de las dunas, con un colorido que me encanta, la que llamas "Crematorio real" por el desenfoque del fondo con las flores en primer término, y la textura "añeja" de la de la bici.
Que envidia de fotos!!!!!!!!
Saludos,

Julio